Antecedentes

El objetivo general de la Escuela de Fútbol Menor es proporcionar el desarrollo integral al niño y al adolescente, a través de la orientación, aprendizaje y práctica del fútbol
El Club Deportivo Chacao abre sus puertas a la llegada de todos los nuevos talentos que quieran formar parte de su divisa para el inicio de...
Las categorías contarán con un entrenador  que se encargará de ella por toda la temporada y al término de ésta
El Club Deportivo Chacao nace a finales del año 2013 por la iniciativa de los reconocidos entrenadores profesionales quienes cuentan con...
Jueves, Septiembre 10, 2015 - 11:43

El objetivo general de la Escuela de Fútbol Menor es proporcionar el desarrollo integral al niño y al adolescente, a través de la orientación, aprendizaje y práctica del fútbol mediante un trabajo interdisciplinario en los órdenes de fomento educativo, el progreso técnico, la salud física y mental del nuevo deportista.

Escuela de fútbol menor

Cohen (1998), define la Escuela de Fútbol como: Una organización que promueve la participación de jóvenes futbolistas, que trata de progresión metodológica el logro de objetivos físicos y técnicos, pero respetando y fortaleciendo en todo momento el natural proceso evolutivo de estos jóvenes. Así mismo, Arráez (1998), señala que una Escuela de Fútbol Menor es: Un proyecto educativo implementado como extracurricular para la orientación y la enseñanza del fútbol hacia niño y el adolescente, buscando su desarrollo físico, motriz, intelectual, afectivo y social, mediante programas sistematizados que le permitan la incorporación del niño a la práctica del fútbol en forma progresiva.

Por ello, el objetivo general de la Escuela de Fútbol Menor es proporcionar el desarrollo integral al niño y al adolescente, a través de la orientación, aprendizaje y práctica del fútbol mediante un trabajo interdisciplinario en los órdenes de fomento educativo, el progreso técnico, la salud física y mental del nuevo deportista. Así mismo, el desarrollo completo de un deportista se dirige a la mejora de las cualidades volitivas (voluntad, esfuerzo, cooperación) que desempeñan un factor determinante en los deportes colectivos, al desarrollo armonioso de la musculatura, de sus cualidades motrices, de la capacidad de trabajo del sistema cardiorrespiratorio y otros sistemas del cuerpo, al desarrollo de las capacidades coordinativas generales, y a una mejoría física en su totalidad.

Bases teóricas:

El deporte, ha adquirido su propia especificidad como fenómeno social y se  constituye como objetivo y medio de formación. Como fenómeno social tiene diferentes connotaciones como pasatiempos, diversión, recreación y competencia. El fútbol por su arraigo popular, masificación y aspectos socializantes ha adquirido un rol de relevancia en el mundo y en especial en nuestra sociedad. Por tal motivo es de vital importancia que los organismos municipales y estadales tengan una participación más activa en el mismo. A  partir de esto es que se crea una institución deportiva que impulsa el presente proyecto de apoyo al fútbol nacional.

Los procesos socio-culturales y de urbanización de nuestra ciudad han disminuido sustancialmente los espacios de práctica del futbol en forma espontánea (“pequeños campos o ningunos”), reduciendo así las horas de juego y convirtiendo a los grandes clubes profesionales casi en la única opción para este deporte. Los fenómenos de globalización y los grandes intereses económicos que rigen al fútbol profesional han propiciado un proceso de transferencia de las prácticas de alta competencia a nuestros niños por la cual vemos la necesidad de impulsar un proceso de formación del fútbol infantil y juvenil en sus aspectos metodológico, competitivo y del entorno.

“La formación de jugadores que sean capaces de competir en el más alto nivel nacional”.

¿Por qué antes no hacían falta programas de formación para preparar grandes futbolistas? Todos sabemos que el futbolista ha aparecido siempre gracias a su talento innato y muchas horas de fútbol en la calle, donde la formación técnica era resultante de la resolución de situaciones diversas que el juego libre le planteaba, solo era cuestión de tiempo que un talento se cristalizara. No debemos dejar de lado la realidad concreta de cada país e institución, ni tampoco la historia del futbolista que en ella crece. Por eso, es muy importante iniciar un programa con un meticuloso análisis previo del proceso de entrenamiento a que fueron sometidos los futbolistas con los que comenzaremos a trabajar, para evitar así definir metas que no se ajustan a la realidad de las posibilidades disponibles. De aquí los pasos a seguir durante la realización de este diagnóstico previo, será conocer:

  • El perfil condicional, técnico y táctico de los jugadores.
  • El nivel de entrenamiento realizado.
  • El nivel de rendimiento de la temporada anterior.
  • Los recursos humanos y materiales a disposición.
  • Encuadrándonos en un estilo de juego definido, respetando la idiosincrasia de la institución y por la que somos convocados, podremos obtener así los logros de mediano y largo plazo.

EL FIN

La acumulación de horas de entrenamiento a un alto nivel de exigencia

Propuesta de trabajo:

  1. La idea es crear un programa serio de entrenamiento, basado en un proceso de formación lineal, continua y permanente, con profesionales altamente capacitados que puedan darle al futbolista una respuesta sustentada científicamente y por su experiencia de años trabajando con jóvenes. El nivel de rendimiento exigido a los futbolistas obliga a una metódica planificación del trabajo desde edades tempranas y con la acumulación de entrenamientos de un alto nivel competitivo.
  2. “En el fútbol profesional los resultados determinan la continuidad de los entrenadores. En el fútbol infantil y juvenil la continuidad de los entrenadores determina los resultados”.
  3. El plan de formación del Futbolista Juvenil tiene una duración de 6 a 7 años, con etapas y objetivos diferenciados para cada una de ellas. Anteriormente existía en el Fútbol Infantil una etapa clave para sentar las bases de la especialización posterior, pero que implica un tratamiento específico. La duración del proyecto, con sus programas respectivos debe mantener una misma línea en la cual es fundamental la continuidad de los entrenadores, con la correspondiente coordinación sucesiva de contenidos, metodología y actividades.

Proceso en la formación del jugador:

Hoy en día nadie pone en duda que la formación del atleta de fútbol es un proceso de muchos años. La clave de la planificación a largo plazo se basa en la anticipación al crecimiento y evolución de todos lo relacionado con el rendimiento deportivo. Cada vez más elevados niveles de rendimiento que se les exigen a los futbolistas obligan a una metódica planificación del trabajo desde edades tempranas en la actualidad.

El deporte, en este caso el fútbol de campo, preferido mayoritariamente por niños, jóvenes y adultos; debe ser parte de una enseñanza, por lo que debemos considerar tres fases que son las siguientes:

A).- Categoría pre-Infantil de 5 a 12 años: Se orientará hacia la recreación, integración y convivencia para acercar a los niños a una disciplina que tendrá como resultado una formación integral complementada con el deporte, que tiene que ver con lo lúdico (juegos) y la libre expresión (creatividad); apuntando siempre a la integración social, la educación y la salud de los mismos.

Objetivo de esta etapa

Que el niño desarrolle la capacidad psicomotriz, coordinativa y funcional.

Que desarrolle las capacidades físicas a través de estímulos óptimos y adecuados a estas edades.

El desarrollo de las capacidades afectivas-cognitivas.

Que el niño disfrute cada entrenamiento.

B).- Categoría Infantil de 13 a 15 años: Se fomenta la convivencia y edificación de las bases para que los jóvenes empiecen a dominar los fundamentos básicos del fútbol, ya que estamos convencidos que en ésta edad es cuando comienza la competencia por sobresalir y buscar ser cada vez mejores.

Objetivo de la esta etapa

Desarrollar la multilateralidad.

Desarrollar la capacidad temporal-espacial

Desarrollar la capacidad de equilibrio y técnica de carrera.

El perfeccionamiento de los fundamentos básicos como: el pase, recepción, remate al arco, centros, cabeceo, definición, conducción entre otros.

C).- Categoría Juveniles de 16 a 20 años: El entrenamiento en juveniles exige ciertamente un proceso sistemático a largo plazo, entendiendo de la importancia de respetar los estados de maduración de los atletas. Es fundamental el desarrollo de un plan de trabajo que garantice un proceso coherente y ordenado en la formación del mismo. El plan debe ir acompañado de una METODOLOGIA DE ENSEÑANZA, que determine la unidad de criterio entre los entrenadores, e identifique un estilo de trabajo particular en la institución. Por ésta razón es necesario la integración grupal y formación de atletas que podamos encaminar a salir de las filas del “Club Deportivo Chacao” hacia algún Club profesional. Lo anterior nos lleva a la conclusión, de que deseamos que los atletas tengan al alcance de sus manos una oportunidad para el mejor desarrollo de este deporte.

En cuanto a la preparación física: proporcionar los entrenamientos físicos acorde a la edad y categoría de fútbol a la que pertenece, de tal manera que desarrolle su óptima condición física, respetando sus capacidades, pero inculcando la sana convivencia y el juego limpio.

En cuanto a la preparación técnica: proporcionar la preparación táctica de acuerdo a su categoría buscando en todo momento preparar y capacitar a los niños, niñas y adolescentes, ya que son el futuro de nuestro país.

En cuanto a la actitud mental: fortalecer la autoestima de los niños y jóvenes e inculcarles valores como: Lealtad, Honestidad, Disciplina, Respeto, Responsabilidad entre otros,  desarrollar en ellos la capacidad de trabajo en equipo.

Contacto